martes, 24 de julio de 2012

Don Félix Miranda Severino: un reformador a carta cabal

     El día jueves 14 de junio, con dos de mis alumnos de la Institución Educativa Emblemática Carlos Augusto Salaverry, Edwar Junior Reyes Saavedra y Oxi Castillo Cruz, nos constituimos a la oficina de trabajo de don Félix Miranda Severino -ubicada en una esquina entre la transversal Lima y la calle Ugarte-, el objetivo era el deseo de mis alumnos de realizar una entrevista a don Félix, pues en alguna de mis clases se habían enterado de que dicha personalidad fue quien gestionó la creación y fundación del colegio C.A. Salaverry.
Cuando llegamos, lo encontramos acompañado de su hija, su nieta y un jovencito. Don Félix es un carismático hombre de aproximadamente 90 años, amable y de vasta cultura a quien el inflexible trasuntar del tiempo ha dejado en la completa oscuridad. Le ha quitado la luz de sus ojos, es cierto, pero no ha podido doblegar su cerviz ni robar su noble gallardía. Lo saludamos cordialmente y le hicimos saber el motivo de nuestra visita. Su bondadoso rostro se iluminó y aceptó inmediatamente, mucho antes de que su atractiva hija le describiera quiénes éramos y le advirtiera brevemente de qué se trataba.
 Lo observo de soslayo, mientras mis alumnos preparan la tertulia, y me parece escrutar el rimbombante perfil del escritor argentino Jorge Luis Borges. Cuanta sabiduría y dignidad hay en este hombre, cuya grandeza yace todavía incólume. Vale mencionar que yo estudié la primaria y secundaria en el colegio emblemático de Sullana, pero fue en el año 1986 -cuando ya era profesor en esta misma Alma Mater- cuando comencé seriamente a escudriñar en la historia de su creación. Ciertas personas me dieron nombres equivocados o falsas pistas, hasta que en 1987 el recordado profesor de mecanografía, don Lorenzo Madrid Aponte, me reveló que muchas décadas atrás un joven de nombre Félix Miranda Severino tuvo la iniciativa de gestionar la creación del primer  colegio estatal en Sullana… En la irreverencia de mi mocedad me complací con sólo escuchar la verdadera historia de creación del colegio Salaverry, en las palabras de don Lorenzo, cuanto lamento no haberle visitado antes a don Félix, medito, en el instante que se inicia la entrevista: 
Don Félix Miranda Severino, mi nombre es Edwar Junior Reyes Saavedra, alumno del 4to año sección “A” de la I.E.E. Carlos Augusto Salaverry. Estamos a unos días de nuestro aniversario institucional y queremos que la provincia de Sullana conozca de boca de su propio fundador, cómo fue la gestión de creación de nuestra prestigiosa Institución.

Alumno Oxi Castillo Cruz, don Félix Miranda Severino,
Prof. Rigoberto Ipanaqué y el alumno Edwar Reyes Saavedra
dialogando con el fundador del “Salaverry
F.M.- La gestión para su creación se debe más que todo a que no existía en Sullana un colegio de educación secundaria del Estado. Sólo había un colegio que brindaba este servicio, “Santa Rosa” de los Hermanos Maristas, pero que era para los jóvenes cuyos padres podían financiar su educación; era un colegio privado. Como éramos centenares de alumnos que nos quedábamos fuera de la enseñanza, me preguntaba qué hacer ante este problema. Yo había estudiado hasta tercer año de secundaria en Piura, pero mis padres ya no podían sostener económicamente mi educación en ese lugar; había que pagar pasajes, almuerzo y diez soles mensuales que cobraba el colegio San Miguel. Así que por necesidad propia busqué encontrar la solución. Acudí donde el señor José María Vallejos a quién le conté de la urgencia de gestionar la creación de un colegio estatal, él me contestó: “Tienes mi apoyo, mi oficina y mi máquina de escribir. Ahora ponte a trabajar por tus sueños”. Realicé el primer memorial que fue firmado por centenares de padres que querían que sus hijos prosiguieran estudios secundarios, pero que no contaban con el dinero para ello. Luego hice otros documentos, todos denotaban el pedido unánime del pueblo sullanero, y los hice llegar al señor Felipe García Figallo, que en aquel entonces era diputado por Sullana. Un buen día, hace casi 66 años, después de tanta gestión, recibí un telegrama del señor diputado, que nos anunciaba que se había creado el primer colegio nacional en Sullana. Fue una gran satisfacción. 
Dónde y cómo comenzó a funcionar el recién creado colegio Carlos Augusto Salaverry y cómo se le sitúa en el lugar actual.
F.M.- Comenzó a funcionar en el Local de la Confederación Obrera “Alfonso Ugarte” que muy gentilmente nos había cedido don José María Vallejos, presidente de dicha Confederación.
La señorita Herminia Cruz mandó a construir pizarras, carpetas, mesas; es decir, todo lo indispensable para poder iniciar las clases. El doctor Corbacho se encargó de inscribir a los alumnos de ambos sexos que traían los padres de familia y el que habla, de matricularlos. De tal manera que en la apertura de las clases tuvimos dos secciones: una de varones y otra de mujeres, de 50 alumnos cada una, aproximadamente.
Posteriormente el colegio se ubica en Bellavista, cerca de un puesto policial, pero gracias a Dios, finalmente pasa a ocupar el lugar en que hoy se encuentra. Éste fue un terreno concedido por la municipalidad de Sullana a la señora Carmen Cardoza de Morales, quien venía gestionando por muchos años la creación de una Escuela de Arte y Oficios para la Provincia, como no lo logra lo confiere para la construcción del local del C.A.S.
¿Quién fue el primer director del colegio Carlos Augusto Salaverry y de dónde fueron sus primeros alumnos.?
F.M.- Por este plantel han pasado muchos directores… Pero su primer director fue el Doctor Benjamín A. Corbacho, nombrado por el Ministerio de Educación. El primer profesor fue don Reynaldo Moya Espinoza y su primer secretario (sin serlo) fue el que habla, porque había presidido la comisión de creación por iniciativa y necesidad propia. Serví 20 años a esta prestigiosa institución, dejando mi cargo cuando concursé y gané la jefatura de Relaciones Públicas de la Dirección departamental de Educación en Piura donde fui nombrado, cuando cumplí 35 años de trabajo renuncié y en mi resolución me dan las gracias por mis servicios. En lo referente a los alumnos les puedo decir que en su mayoría fueron jóvenes de Sullana, del Barrio Buenos Aires y de  Bellavista; pero también había de Marcavelica y de otros distritos.
¿Cómo se originó el nombre del colegio?, don Félix.
F.M.- El doctor Corbacho preguntó qué nombre va llevar el colegio, algunos querían que lleve el nombre de un Marino, como se generó un general desacuerdo el doctor sacó a concurso el nombre. Para ello se desarrolló una gran difusión  ya que  se tenía que sustentar porqué debería llevar ese nombre el colegio.  Se realizó el concurso. Y el trabajo ganador fue el del señor Gustavo Moya Espinoza (abogado) con el proyecto de nombre “Carlos Augusto Salaverry” en mención el poeta romántico más grande de Latinoamérica nacido en Sullana; fue así como se pone el nombre del colegio, cuando aún sólo tenían dos secciones de secundaria y funcionaba en Alfonso Ugarte.
Don Félix, mi nombre es Oxi Alexandro Castillo Cruz, alumno del 4to año “A” de secundaria de la prestigiosa I.E.E Carlos Augusto Salaverry, díganos: ahora, al pasar los años, qué sentimiento se ha ido formando en usted en torno a la creación de la Institución, de satisfacción al ver cumplida la meta o de amargura porque nadie todavía en nuestra provincia reconoce su loable gestión.
F.M.- Bueno jamás hubo necesidad de hacer conocer que yo soy el creador del Colegio Carlos Augusto Salaverry, más bien tengo la gran satisfacción de haber hecho algo noble para la juventud pobre. Existían jóvenes cuyos padres podían sufragarles estudios en la ciudad de Piura, Trujillo o Lima, pero la clase humilde a la cual yo pertenezco, no tenía dónde estudiar la secundaria para luego continuar una carrera. Entonces me vi en la obligación de hacer lo que hice, gestionar la creación del colegio, para colmar mis aspiraciones de joven, sabiendo que ello me iba a abrir el camino de la vida.
Don Félix, cuéntenos una anécdota que recuerde del Salaverry, de sus primeros años.
F.M.- Bien déjenme pensar… hum… Sí ésta anécdota es muy trascendental porque declarala forma graciosa cómo se consiguió un local propio para el C.A.S. En ese entonces existía mucho interés por tener un colegio bien establecido.
La señora Carmen Cardoza de Morales, quien por muchos años venía gestionando la creación de una Escuela de Arte y Oficios para Sullana. Hasta ese entonces no lo había conseguido, aunque sí ostentaba un extenso terreno que había adquirido del concejo provincial. En una reunión en la que estábamos muchas personas involucradas en el desarrollo cultural de la Perla del Chira, dijo: “Don Félix Miranda ha logrado la creación de un colegio, pero no tiene un terreno donde constituirse, yo he logrado obtener el terreno, pero no he logrado la creación de la Escuela de Arte y Oficios; sin embargo creo que la idea para el progreso y desarrollo cultural de nuestros jóvenes  es la misma. Y en vista que don Félix me ha ganado la iniciativa cedo el terreno para que allí se levante la infraestructura del nuevo colegio”. El Concejo estuvo de acuerdo con el traspaso, pues era un colegio ya formado. Por este motivo y en agradecimiento a la señora Carmen Car- doza, nace también la idea de que no de- bería ser un colegio sólo para el funcio- namiento de secundaria común, sino con otras modalidades, que permita que los alumnos al acabar la secundaria egresen sabiendo un oficio y con un título técnico para trabajar, como así fue su posterior funcionamiento: colegio de educación común, colegio industrial Nº33, instituto comercial Nº 35, colegio pre vocacional que estuvo a mi cargo. Con todas estas creaciones, fue denominada años des- pués: Gran Unidad Escolar C. A. S.
Cómo percibe ahora a nuestra institución educativa.
F.M.- La institución está muy bien, sigue funcionando, cada día alcanza mayor cantidad de estudiantes, lo que sí me gustaría, por parte de las autoridades educativas de Sullana, es que este colegio se implemente, ustedes saben que la ciencia y el arte avanza, por lo que debe tener textos actualizados de ciencia y arte, debe tener elementos, objetos, maquinaria que le sirvan al alumno, porque el aprendizaje no sólo debe ser teórico… Tengo conocimiento de que en la institución hay incluso maquinaria que tiene más de 50 años, la cual debe ser cambiada o cuando menos mejorada.
Finalmente, Don Félix, algunas palabras o mensaje para toda la familia salaverrina que espera con emoción nuestro aniversario.
F.M.- Los alumnos, así como han recibido el mensaje de sus padres de ser buenos hijos, deben saber que para ser buenos hijos tienen que destacar en el trabajo y en la vida y para destacar en el trabajo y en la vida tienen que superarse en lo intelectual, moral y materialmente, por ello  necesita estudiar mucho y con convicción de superación.  Sin embargo, para que ustedes alcancen ese objetivo la maquinaria del industrial debe ser mejorada, la secundaria común debe tener buenas bibliotecas, buenas cartas geográficas, el instituto de comercio debe tener salones adecuados, porque la ciencia y el arte avanzan, y los alumnos deben avanzar a ese nivel. Desearía mucho que los directores también avanzaran y tomaran cartas en el asunto. 
Entrevista: Alumnos Edward Reyes Saavedra y Oxi Castillo Cruz
Asesoría: Prof. Rigoberto Ipanaqué G. (Ripagal)

Al término de la entrevista en deferencia a este gran personaje, me siento en el deber de darle a conocer ciertos pormenores y satisfacer en parte los buenos deseos que tiene don Félix para nuestra institución, ya que a la pregunta final del alumno Oxi, responde exhortando a las autoridades de la institución para que busquen cómo implementar a las tres variantes de la Gran Unidad Escolar. Le informé que ahora sólo existen dos modalidades: Ciencias y Técnica, y que su actual denominación es Institución Educativa Emblemática Carlos Augusto Salaverry, también le participé, mientras su rostro reflejaba alegría y orgullo, que nuestra Institución cuenta con una piscina en actividad, un moderno laboratorio de Cómputo y otro de Robótica, una biblioteca con 69 modernas laptops para la búsqueda rápida de cualquier tema que los alumnos deseen investigar, que en todas las aulas existen pizarras acrílicas, carpetas personales así como una pantalla de 42 pulgadas y un reproductor DVD para el apoyo de las clases; asimismo cuenta con Internet, ventilación, además se está gestionando Cable y un moderno laboratorio de Inglés. A la sazón don Félix -complemento- el colegio que gracias a su loable gestión salió a la luz, está brindando una educación de calidad. Se alegró sobremanera y conteniendo una sumisa sonrisa esbozó solemnemente: “Se ha modernizado completamente… Me ha dado una bella noticia… Oiga, salude y felicite de mi parte al Director por su meritoria gestión, a los profesores por su divina labor de encausar a la juventud; en cuanto a los alumnos que aprovechen al máximo estos conocimientos de la época actual y a los padres de familia que apoyen en todo a la Institución que forma a sus hijos, porque ella es el foco del saber que alumbra y seguirá alumbrando a la juventud sullanera”.
 Lo felicitamos y le agradecimos la entrevista, luego nos despedimos de él, de su hija, de su nieta y del joven que los acompaña; en ese lapsus su hija nos hizo saber que don Félix también había gestionado la creación del Colegio “Las Capullanas”… ¡Qué gran reformador don Félix! Mascullé, con admiración; mientras, con paso salaverrino, nos alejamos del lugar.
Ripagal

(Artículo publicado en el quincenario EL TALLÁN INFORMA, Año VI - Edición Nº 66 - Sullana, primera quincena de julio del 2012)

No hay comentarios: