miércoles, 10 de septiembre de 2014

ARZOBISPO PROMETE “ACTA SUPLETORIA” DE FUNDACIÓN

El artículo titulado “Arzobispo promete acta supletoria de fundación” fue publicado en la edición Nº 71 correspondiente a la primera quincena del mes de octubre del año 2012, con ocasión de una reunión realizada en setiembre del mencionado año entre las autoridades de la municipalidad de Piura, que preside la alcaldesa Sra. Rodríguez con un sector del clero del arzobispado de Piura representado por su máximo funcionario don José Antonio Eguren Anselmi.
Dentro de 18 años, es decir en agosto del 2032, se celebrará el 500 aniversario de la fundación del asentamiento de san Miguel en el sitio de Tangarará, ubicada a orillas del río Chira, jurisdicción del distrito de Marcavelica en la provincia de Sullana y con ello el inicio de la evangelización en esta parte del continente de la religión impuesta por los españoles.
Significa esto, que en los próximos años, antes de dicho aniversario, entrarán incalculables recursos económicos provenientes de Europa para celebrar tan magno acontecimiento, los mismos que pretenden ser administrados por los grupos de poder económico de la provincia de Piura, desconociendo que eso le corresponde a la provincia de Sullana, en particular al distrito de Marcavelica.
Desde el reconocimiento de Sullana como provincia, nada hicieron las autoridades por hacer prevalecer estos derechos que le corresponden a los sullaneros dejándose avasallar por la angurria del poder económico piurano.
Aún estamos a tiempo de hacer una campaña no solamente a nivel nacional, sino internacionalmente, dando a conocer la verdad histórica que tiene con el hígado revuelto y vómito de bilis a un minúsculo sector de la ciudadanía piurana.
A continuación republicamos el mencionado artículo: 

Lo que no han podido conseguir historiadores e investigadores, fácil lo promete el Sr. Eguren
ARZOBISPO PROMETE “ACTA SUPLETORIA” DE FUNDACIÓN
Por lo visto este clérigo desconoce la historia que enmarca la fundación de San Miguel en Tangarará

En una ceremonia realizada en la municipalidad de Piura el sábado 29 de setiembre del 2012, la alcaldesa de esa ciudad distinguió con la entrega de las llaves de la ciudad y otros baratijas, al cardenal, arzobispos, obispos y otros prelados que asistieron al llamado congreso teológico internacional realizado entre los días del 27 al 30 de setiembre. 

Lo que dijo la Sra. Ruby Rodríguez
En su momento la alcaldesa dijo textualmente lo siguiente: “Somos la primera ciudad del Perú que está en vísperas de cumplir los quinientos años y creemos que es propósito la realización de este congreso teológico, que ha tenido a bien en organizar el arzobispado de Piura para reflexionar sobre el proceso de evangelización iniciado en esta tierra”.
Pareciera que la alcaldesa desconoce de historia. San Miguel fue fundada por Pizarro con el nombre de San Miguel y eso ocurrió precisamente hace 480 y en 20 años más cumplirá 500 años y no la ciudad de Piura que fue refundada en el sitio denominado El Chilcal ¡después de 56 años! de fundada San Miguel en Tangarará, lo que significa que a la ciudad de Piura le faltan 76 años para celebrar sus 500 años y no 20 como dice la alcaldesa y otros interesados en mantener en la ignorancia a los residentes de dicha ciudad. 

La propuesta de monseñor José Antonio Eguren Anselmi
Pero eso no es todo, leamos lo que dijo don José Antonio Eguren luego de entregarle a la alcaldesa un proyecto para obtener un “acta supletoria de la fundación de nuestra ciudad”. Textualmente afirmó: “En esta ocasión, le digo alcaldesa, tiene mi cooperación para que nos acompañemos en nuestros esfuerzos por el bien de nuestra ciudad y el de sus habitantes”.
 Documentos abundan referentes a la fecha de refundación de Piura en el sitio del Chilcal que precisan dicha fecha fue el 15 de agosto de 1588. Entonces ¿a qué se refiere Eguren al decir que conseguirá un “acta supletoria” de fundación de Piura? Evidentemente quiere conseguir un documento, no sé dónde, que diga que Pizarro fundó San Miguel en Piura en 1532, con lo que estaría ignorando el acto histórico realizado por Pizarro en el sitio de Tangarará en 1532.
Don José Antonio es arequipeño y destinado a Piura para la función que actualmente desempeña. Pareciera que tampoco sabe de historia, en el sentido de que la primera ciudad fundada por Pizarro fue a orillas del río Chira, en el sitio de Tangarará. Manifiesta que conseguirá un “acta supletoria” de la fundación de San Miguel. Ya diferentes investigadores e historiadores han revuelto los archivos en España y no han podido conseguir el acta de fundación de San Miguel en Tangarará, pero quedó registrado por los mismos escribanos que acompañaban a Pizarro.
Sr. Eguren no se puede prometer algo imposible de conseguir. Es pecaminosa una propuesta de esta naturaleza. 

¿Es fundación o traslado?
En una entrevista concedida por el historiador Miguel Arturo Seminario y publicada en la edición Nº68 de la primera quincena de agosto del 2012, destaca lo siguiente:
(ETI) Al instalarse en este nuevo lugar  ¿Significa una nueva fundación de una nueva ciudad de San Miguel?
(MAS).- No, no es otra fundación, es un traslado, hecho que se dio en otras ciudades del país, y en otras de América hispana. San Miguel de Tangarará tuvo tres traslados, primero a Morropón. Luego a San Francisco de Buena Esperanza en el puerto de Paita en 1578 luego, para quedar definitivamente instalada en 1588, en el sitio de El Chical, lugar donde hoy está la plaza de Armas y alrededores de Piura
(ETI).- Esto significa que de ninguna manera en los tres lugares posteriores a los que fue trasladada la ciudad de San Miguel fueron nuevas fundaciones, entonces ¿Cómo se denominaría esta figura?
(MAS).- En el acta del 15 de agosto de  1588, se dice bien claro, se traslada, reedifica y refunda.
(ETI).- Se concluye pues que la fundación  de la primera ciudad hispana en el  Pacífico Sur fue en el sitio tallán de Tangarará ubicado en el valle del Chira.
(MAS).- Si, fue en ese lugar, por eso es un sitio histórico que hay que revalorar, propiciar turismo, y procurar mejores condiciones de vida para sus habitantes. Se le ha dado una serie de reconocimientos que han quedado solo en el papel, lo que debe hacerse es lo que aspiran ahora sus habitantes, que se le declare un distrito histórico, por la valía del sitio. 

Mapa que grafica las invasiones, finamente llamadas “traslados”, de los descendientes
que participaron en la fundación de san Miguel en Tangarará a orillas del río Chira.
Pizarro y sus huestes invaden el territorio tallán y fundan, probablemente el 15 de agosto de
1532, en el sitio de Tangarará el asentamiento de san Miguel. Luego los lugareños que se
quedan en Tangarará invaden el sitio de Monte de los padres en Morropón en el año 1534.
Pizarro es asesinado en 1541 y más que seguro se olvidó de lo que hizo a orillas del río Chira
ni menos pensaría en la existencia de la futura ciudad de Piura. Los habitantes asentados
en Morropón inician otra travesía  y en 1578  invaden un terreno en Paita.
Finalmente en 1588, probablemente algunos descendientes de los fundadores de san Miguel
en Tangarará y otros invaden el sitio del Chilcal y se quedan para siempre en dicho lugar.
Repasando la historia
La fundación de la ciudad de Piura tiene una historia muy particular, diferente a otras ciudades fundadas por Pizarro. Fueron cuatro lugares, en casi 55 años, que los primeros piuranos tuvieron que recorrer, para finalmente asentarse en el sitio de El Chilcal, esto es, alrededor del lugar que hoy ocupa la Plaza de Armas de Piura. La primera ciudad fundada por Pizarro y la única, no es otra que la de San Miguel en Tangarará, a orillas del río Chira. Pizarro llegó al valle del Turicarami, hoy Chira, hizo lo que hizo y de ahí partió a Cajamarca. Jamás en su vida pisó Piura. 

1.- San Miguel en Tangarará
(1532 – 1534, le faltan 18 para los 500 años)
Pizarro, procedente de Tumbes, llega a Poechos el 25 de mayo de 1532 y se instala en este lugar. A principios de agosto recorre el río Turicará (hoy Chira) hasta llegar a los dominios del cacique Tangarará, distante  a 40 kilómetros del mar de Paita, un sitio agradable, aparentemente saludable. Era política de los españoles concentrar a grupos humanos para un mejor control en todo aspecto, sea militar, religioso, económico, tributario. Luego de sofocar una revuelta de los tallanes y ejecutar a 13 señores tallanes, Pizarro ve conveniente crear una ciudad y la funda en este lugar con el nombre de San Miguel. Aquí se celebraría la primera misa, se instala el primer cabildo y se iniciaría el proceso de evangelización y transculturización en América del Sur. Se construye el primer templo. Se inicia también la repartición de tierras, fundamentalmente entre los españoles.
La zona se convirtió en un sitio de tránsito en el apresurado trajinar de los barbudos, que llegaban del mar, iban hacia la sierra, regresaban con bultos y muchas especies, para finalmente regresar hacia el mar rumbo a Panamá y España.
Pizarro permanece en la zona hasta que el 24 de setiembre de 1532 en que parte a Cajamarca en busca de Atahualpa. Todo esto hace 480 años. 

2.- Monte de los padres, Morropón
(1534 – 1578, le faltan 20 años para los 500 años)
Para los españoles, San Miguel de Tangarará resultó insalubre. Las lluvias, el paludismo, la malaria y la llamada epidemia “mal de ojos” los obliga a emigrar. Así, Diego de Almagro, ordena el traslado hacia Morropón, ubicándose en el mismo río Piura en el sitio denominado “Monte de Los Padres”. El traslado se inició a fines del año 1534. Sin embargo, el sitio resultó tan inclemente o peor que el anterior, por si fuera poco, el llamado ”mal de ojos” también partió con ellos esparciéndola  a donde llegaban. Por otro lado, el lugar era demasiado caro, por lo que muchos sanmigueleños optaron por continuar la marcha con los conquistadores y otros se trasladaron a la apacible Truxillo. Los rebeldes tallanes atacaban y mataban españoles y negros rezagados. La nación tallán se empobreció y los nativos preferían la servidumbre para sobrevivir. 

3.- San Francisco de la Buena Esperanza,  Paita
(1578-1587, le faltan 46 años para los 500 años)
La situación de San Miguel en Morropón era muy precaria. Aislados de las vías de comunicación, lejos de un puerto que les permita actividad y el encare- cimiento del lugar, motivan a los sanmigueleños  volver a las costas, al puerto de Paita. El éxodo empezó en 1,578. Paita fue un asiento tallán donde se instaló el asiento español de San Francisco de la Nueva Esperanza. La actividad productiva era la pesca y el comercio marítimo proveniente del norte y sur. Las casas se construyeron con vista al mar. La Plaza Mayor se edificó  casi a orillas del mar y a su alrededor, el ayuntamiento, la iglesia de San Francisco y otros edificios, de acuerdo a las ordenanzas reales. Sin embargo no era fácil la vida. Había que traer agua potable desde Colán y atravesar el desierto para conseguir leña. El ataque de piratas y corsarios y otros hechos desafortunados, motivaron el éxodo de los pobladores a lugares más seguros. Otros se atrevieron a ir más lejos, llegando a un lugar llamado Chilcal, donde encontraron antiguos pobladores provenientes de Monte de los Padres y que al parecer la pasaban muy bien. Las buenas noticias llegaron a Paita y los vecinos sanmigueleños acordaron emigrar al nuevo lugar, a pesar de que debían esperar el permiso de la autoridad virreinal 

4.- San Miguel del Villar en el Chilcal
(1588, faltan 54 años para los 500 años)
El funcionario virreynal don Juan de Cadalso y Salazar, después de recorrer el valle del río Piura escogió el sitio del Chilcal como el lugar para trasladar a los pobladores asentados en Paita que así lo decidieran. El acta de fundación de Piura, se redactó el 15 de agosto de 1588, y el nombre nombre que adoptaría la ciudad sería el mismo que utilizara Pizarro en la fundación de San Miguel en Tangarará. Pero recién, el 20 de setiembre de 1588, se refundó la ciudad de San Miguel de Piura, en el sitio de El Chilcal. La plaza de Armas de la actual ciudad de Piura, se encuentra en el mismo espacio demarcado por los vecinos, de acuerdo a las ordenanzas reales, que participaron en la refundación de San Miguel. 

No se puede manipular la historia como lo pretende monseñor Eguren
La historia dice bien claro que la primera ciudad fundada por Francisco Pizarro en  el Pacífico Sur fue San Miguel en Tangarará, ubicada a orillas del río Chira a pocos kilómetros de la ciudad de Sullana.
Es probable, que después de 56 años de idas y venidas, quienes se posesionaron en el Chilcal fueron otros pobladores y no los que fueran los fundadores en Tangarará, éstos, por su propia ambición, por la inclemencia del clima y el acoso de los lugareños, emigraron a lugares como Trujillo, Cuenca, Loja, Yahuarsongo y otros lugares ya establecidos y más seguros para vivir.
Hay quienes pretenden manipular la historia, como el arzobispo arequipeño José Antonio Eguren Anselmi, que desconoce la historia de Piura.
La verdad histórica es que, mientras exista el planeta tierra, la primera ciudad fundada por Pizarro en el Pacífico sur es San Miguel en Tangarará ubicada en el valle del Chira, distrito de Miguel Checa, provincia de Sullana. Esto es tan real como que la tierra es redonda, tesis que en una época, muchos negaron por un enfermizo sectarismo. (LFA) 

(Artículo republicado en la edición Nº 93 del mes de agosto del 2014 en la revista “EL TALLÁN INFORMA)

2 comentarios:

Tangarará dijo...

San Miguel de Tangarará pertenece al Distrito de Marcavelica, y no al Distrito de Miguel Checa como dice el artículo.

Tangarará dijo...

San Miguel de Tangarará pertenece al Distrito de Marcavelica, y no al Distrito de Miguel Checa como dice el artículo.